Retardante terrestre forestal: una eficaz herramienta de extinción de incendios


FacebookTwitterLinkedInGoogle+Share

retardante CDAFLa aceleración de la urbanización de las tierras fronterizas con los espacios agrícolas, y forestales más alejados después, obliga a replantear muchas de las políticas de prevención de los incendios forestales vigentes hasta el momento. Incendios como el de Horta de Sant Joan en el año 2009 u otros que se han venido sucediendo, ponen en evidencia la desprotección de algunas zonas urbanizadas que rodean las zonas forestales. 

Es por ello que la empresa CDAF, consciente de que existen medios, técnicas y medidas de protección que pueden ayudar a proteger contra incendios las urbanizaciones y edificaciones cercanas a montes, ha apostado por el Retardante terrestre de largo plazo, que refuerza las franjas cortafuego, evitando que el fuego avance. Eva Velázquez Vega, responsable marketing y comunicación en CDAF, nos explica todos los detalles de este producto.


Los retardantes de largo plazo son una de las herramientas más eficaces en la extinción de incendios forestales, pudiendo ser aplicados por medios aéreos o terrestres. CDAF presenta el FR CROS 1234 T, un concentrado líquido que debe mezclarse con agua en una relación de 1:4 o 1:5. Su acción extintora una vez aplicado permite rebajar el frente de llama y, si la intensidad lo permite, llegar a pararlo.

Técnica de aplicación

La técnica de aplicación es mediante la creación de líneas de defensa, bien en ataque directo o indirecto. Estas líneas de control pueden realizarse desde autobombas, vehículos ligeros, equipos específicamente diseñados para ello como el LTRD (Long Retardant Dispenser), y la mochila extintora.

retardante

Principales usos y ventajas

Está especialmente recomendado para:

Protección de viviendas y otros bienes que se encuentren en la interfaz urbano-forestal. La alta permanencia de la acción extintora sobre la vegetación (dos meses en período estival, o hasta que se produzcan precipitaciones mayores a 20l/m2) permite realizar tratamientos preventivos en zonas residenciales cercanas a zonas forestales y una mayor protección en caso de verse amenazadas por un incendio forestal.
Bajar la longitud de la llama (intensidad) en incendios de gran energía. Una línea de defensa lejos del frente en ataque indirecto garantiza mayor seguridad para los combatientes, que podrán combatir el frente de llama una vez éste llegue a la línea de defensa tratada con retardante de largo plazo y baje la intensidad del frente de fuego.
Como apoyo a cortafuegos difíciles. Si la línea de fuego se apoya en un cortafuego químico, se tiene la seguridad, incluso en situaciones adversas, nunca limitativas, que el fuego provocado no pase a la vegetación que pretendemos proteger.
Facilidad de aplicación. Gracias al pigmento que incluye el retardante, podemos controlar la anchura, longitud y los anclajes de la superficie tratada, siendo un medio de apertura de líneas de defensa muy rápido y eficaz.
Quemas controladas. La aplicación de retardantes en perímetros de la quema que puedan resultar de difícil control, la protección selectiva de especies rodeándolas con una pequeña franja de retardante, y el gran rendimiento por la facilidad de su aplicación, hacen del uso de retardantes terrestres de largo plazo una herramienta muy eficaz para ser usada en quemas controladas.

RETARDANTE 4

Otras medidas extras contra los incendios forestales 

A pesar de poder utilizar este tipo de productos, en CDAF también consideramos interesante reforzar la información, formación y capacitación de las personas y profesionales que intervienen en la defensa contra incendios forestales, incluyendo los técnicos municipales. También es necesaria una legislación que refuerce las medidas de protección de los edificios cercanos a bosques y se incluya en el Código Técnico de la Edificación.

Asimismo, es indispensable una sensibilización política y social sobre la urgencia de tomar medidas de protección en áreas de interfaz urbano-forestal, debido a que es un problema con múltiples facetas: técnicas, urbanísticas, jurídicas y políticas, que deben aunarse para conseguir unos logros en la defensa de la población ante un incendio forestal.

FacebookTwitterLinkedInGoogle+Share

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *