Medidas de prevención en piscinas


FacebookTwitterLinkedInGoogle+Share

seguridad en piscinaLa natación es uno de los deportes más practicados en verano. Las piscinas, ríos y playas se llenan de gente dispuesta a disfrutar del agua y del sol, pero en ocasiones esta diversión se puede ver truncada por no respetar las normas básicas de seguridad en el agua, algo que puede tener repercusiones muy graves, e incluso poner en riesgo tu vida y la de los tuyos.

Los ahogamientos, cortes de digestión y otros accidentes similares pueden evitarse siguiendo unas normas mínimas de seguridad. Te damos algunos que hemos recopilado algunas, gracias a la ayuda del grupo de Protección Civil de Torrelodones.


  • No sobrevalorar las aptitudes como nadador.
  • No se debe pretender nadar en lugares en los que no se sea autosuficiente y se sienta absolutamente seguro dentro del agua.
  • No lanzarse de cabeza si no se conoce bien el lugar y se tiene la certeza de que no hay escasa profundidad.
  • Evitar el baño después de comer copiosamente.
  • Guardar dos horas después de la comida para hacer la digestión.
  • Posteriormente, no entrar bruscamente en el agua:
    • Mojar primero los brazos, piernas y nuca.
    • Luego, la inmersión debe hacerse poco a poco.
  • Evitar los baños en aguas demasiado frías.
  • El sol es malo en exceso: utilizar cremas protectoras antisolares.
  • Si la intensidad del sol es muy fuerte proteger especialmente la cabeza, sobre todo en los niños.
  • No perder nunca de vista a los niños, aunque sepan nadar o aunque estén equipados con flotadores.
  • En caso de que se observe a un bañista que solicita ayuda, reclamar, a su vez, el concurso de personas próximas para que ayuden y ayudar a los que sean más expertos en salvamento y socorrismo.
  • Cuando nos bañamos en una piscina hay que tener en cuenta:
    • Las personas que padezcan alguna enfermedad infecciosa o micosis deben evitar el baño.
    • Localizar y memorizar la ubicación de los socorristas.
    • Seguir siempre sus instrucciones.
    • Ducharse antes y después de cada baño.
    • No introducir en el recinto de piscina elementos de vidrio (botellas, vasos, etc.).
    • No aventurarse en las zonas de mayor profundidad si no se sabe nadar suficientemente bien.
    • No andar descalzo por las inmediaciones de la piscina.
    • Evitar los juegos violentos tanto dentro del agua como en las proximidades.
    • No lanzarse desde trampolines altos si no dominas perfectamente la técnica.
    • No hacerlo tampoco con flotadores.
    • No hacer prácticas que pueda poner en peligro o molestar al resto de bañistas.
FacebookTwitterLinkedInGoogle+Share

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *