Heysel: 30 aniversario de la tragedia que cambió la seguridad en el fútbol


FacebookTwitterLinkedInGoogle+Share

Tragedia HeyselEl pasado día 29 de mayo de 2015 se cumplían 30 años de la tragedia ocurrida en el estadio Heysel de Bruselas, con motivo de la final de la Copa de Europa, entre el equipo inglés del Liverpool y el equipo italiano de la Juventus de Turín. En aquel 29 de mayo de 1985, a causa de una avalancha, murieron 39 aficionados (32 italianos, 4 belgas, 2 franceses y 1 británico) y 600 personas más resultaron heridas. A partir de ese día y de aquel suceso, la seguridad en los estadios de fútbol ya no sería la misma.

En este reportaje, José Luis Gómez Calvo, Director de Seguridad y Experto en Planes de Seguridad para Eventos de Masas y Actividades Deportivas y Recreativas, nos detalla este suceso, así como el inicio de muchas de las medidas de seguridad que esta tragedia supuso en el mundo fútbol. 


Antecedentes del suceso

El Liverpool y la Juventus de Turín venían de enfrentarse en el mes de enero de aquel mismo año en la final de la Supercopa de Europa, por su condición de campeones de la Copa de Europa y de la Recopa, respectivamente. La Juventus se había proclamado campeón en partido único, y la derrota por parte de los ingleses había generado en éstos un deseo de revancha.

Por otra parte, la final del estadio Heysel se había tomado por muchos medios de comunicación como un duelo entre el fútbol inglés y el fútbol italiano, considerados entonces como los mejores del fútbol europeo.

En 1985 estaba en pleno apogeo el fenómeno del “hooliganismo” surgido en Inglaterra en los años 70. En la mayoría de aficiones de clubes ingleses habían surgido grupos de “hooligans” (vándalos), que al amparo del anonimato que proporcionaban las masas de aficionados de los estadios de fútbol, aprovechaban para consumir grandes cantidades de alcohol y promover ideas violentas, exhibir símbolos neonazis o de partidos de extrema derecha, y realizar actos de vandalismo tanto en el interior de los estadios, como en las calles de las ciudades donde se disputaba el partido.

En los años anteriores a 1985 se habían sucedido numerosos actos vandálicos provocados por los “hooligans” ingleses, especialmente cuando se desplazaban fuera del Reino Unido. En pocos años, el fenómeno “hooligan” se extendió por toda Europa, e Italia fue uno de los países donde más arraigó, conociéndose allí, como fenómeno “ultra”.

Los enfrentamientos entre grandes clubes de fútbol eran también entendidos por los “hooligans” de cada equipo como un enfrentamiento entre bandas.

Así, la final del estadio Heysel se planteó por muchos aficionados no sólo como un enfrentamiento entre dos equipos de fútbol, sino como una confrontación entre “hooligans” ingleses y “ultras” italianos, que debía tener lugar dentro y fuera del estadio.

Descripción del suceso

El estadio estaba lleno con 60.000 espectadores, de los cuales había 25.000 por cada equipo. Los fondos del estadio, detrás de las porterías, eran zonas sin asiento donde el público estaba de pie.

La UEFA separó a las aficiones de cada club en zonas diferentes y reservó otras para los aficionados belgas que quisieran asistir al partido. Pero muchas de las entradas reservadas para los aficionados locales fueron adquiridas por hinchas de los dos equipos, que, de esta manera, coincidieron en una misma zona.

El suceso se desencadenó una hora antes de la prevista para el inicio del encuentro en la zona Z, que era una zona de pie situada en uno de los fondos del estadio junto a un corner. Esta zona estaba mayoritariamente ocupada por seguidores de la Juventus de Turín, pero se encontraba anexa a la zona X, donde había muchos aficionados del Liverpool, de los cuales estaban separados por una simple verja.

Plano del estadio Heysel

Plano del estadio Heysel, en el que se aprecian las zonas ocupadas por los aficionados de ambos equipos

Los aficionados ingleses más radicales, situados en la zona X, muchos de ellos en estado de embriaguez, empezaron a insultar a los italianos y a tirarles objetos. Los aficionados italianos respondieron y de los insultos y lanzamiento de objetos, los ingleses pasaron a derribar la verja de separación y abalanzarse contra los aficionados de la Juventus situados en la zona Z, dando lugar a que se produjera una avalancha entre los italianos, al tratar estos de alejarse de los ingleses.

Los aficionados de la Juventus se fueron amontonando en el fondo de la zona y quedando aprisionados entre el muro donde finalizaba la grada y las vallas de protección que separaban el graderío del terreno de juego. Estas vallas eran fijas y no tenían salidas de emergencia.

tragedia estadio Heysel

Enfrentamientos entre ambas aficiones

La situación encolerizó a los aficionados de ambos equipos que estaban situados en el resto del estadio, y algunos de ellos saltaron al terreno de juego armados con palos de banderas, pancartas y otros objetos y se dirigieron a las zonas de los aficionados rivales para agredirlos.

Las fuerzas de seguridad belga tomaron posiciones para evitar que la situación fuera a más, y formaron cordones de seguridad intentando separar las zonas del estadio y tratando impedir que se continuara invadiendo el terreno de juego, pero al hacer esto convirtieron la zona Z afectada por la avalancha en una jaula de la que no se podía salir, y en la que cientos de personas seguían amasadas y aplastadas por la presión de la multitud.

tragedia Heysel.

Aficionados de la Juventus intentado escapar de la avalancha

La situación se prolongó durante muchos minutos a la espera de la llegada de operarios que pudieran sacar las vallas que aprisionaban a los aficionados. Se produjeron cientos de casos de asfixia, aplastamiento y crisis de ansiedad.

Algunos aficionados pudieron ser evacuados del terreno de juego por otros aficionados y por las fuerzas de seguridad, pero el número de efectivos sanitarios era insuficiente ante la situación creada, y muchos heridos tuvieron que recibir los primeros auxilios por parte de otros aficionados.

Finalmente las ambulancias llegaron y pudieron entrar al mismo terreno de juego, empezando a evacuar así a cientos de heridos, pero ya no se pudo evitar la muerte de 39 aficionados ni los cerca de 600 heridos. La mayoría de los fallecidos lo fueron por  asfixia y aplastamiento y muchos cadáveres fueron siendo depositados en un espacio anexo al mismo terreno de juego, que al ser visible desde otras zonas del estadio, daba una imagen dantesca a los espectadores que permanecían en las gradas.

Como la tragedia se produjo antes del comienzo del partido, la UEFA sopesó la suspensión del encuentro, pero finalmente decidió que se celebrara ante el riesgo de que la suspensión pudiera tener mayores consecuencias de enfrentamientos entre las aficiones rivales en el exterior del estadio. No obstante la decisión de celebrar el encuentro, que se celebró con 1 hora y 25 minutos de retraso y ganó la Juventus, fue muy criticada por la opinión pública.

Esta tragedia causó un gran impacto mundial, ya que, además de las víctimas que se produjeron ese fatídico día, 18 días antes se había producido otra gran tragedia en el estadio de fútbol “Valley Parade”, en Bradford (Inglaterra), donde a causa del incendio en una tribuna murieron 56 personas y otras 265 resultaron heridas.

Síntesis de lo ocurrido

A continuación se expone una síntesis de los hechos anteriormente descritos, con una clasificación de 11 puntos: 

  1. Factores de incremento del riesgo principal de violencia entre grupos:
  • Existencia de los grupos radicales con ideología política, iniciados en las pandillas de barrio de las ciudades inglesas.
  • Actos de vandalismo, cuyo objetivo era ganar prestigio entre los grupos rivales.
  • Extensión del fenómeno a Italia, que tomó la denominación de grupos ultras.
  •  La final de Heysel se tomó como:
    Una revancha de los ingleses contra los italianos.
    Una disputa para ver quien era el mejor fútbol europeo.
    Un enfrentamiento entre hooligans ingleses y ultras italianos, dentro y fuera del estadio (aparición de los enfrentamientos en las calles).
  1. Deficiencias en la seguridad pasiva del estadio:
  • Había amplias zonas del estadio sin asientos donde el público estaba de pie.
  • La separación entre los aficionados ingleses e italianos era una simple verja.
  • Las vallas eran fijas y carecían de salidas de emergencia.
  1. Deficiencias en las medidas preventivas:
  • La UEFA separó a las aficiones rivales, pero reservó algunas otras a los aficionados belgas que fueron adquiridas por ingleses e italianos y que de esta forma coincidieron en zonas contiguas.
  1. Conductas violentas desencadenantes del enfrentamiento:
  • Los aficionados ingleses empezaron a insultar a los italianos y a lanzarles objetos.
  • Al responder los italianos, los ingleses derribaron la verja y atacaron a los italianos.
  1. Consecuencias
  • Los italianos, al retroceder, provocaron una avalancha.
  • La avalancha hizo que muchos aficionados quedaran atrapados entre el muro del final de la grada y las vallas de separación entre la grada y el terreno de juego.
  1. Propagación del enfrentamiento:
  • El enfrentamiento se extendió a todo el terreno de juego, y unos y otros armados por palos de banderas y pancartas se fueron a agredir a los aficionados del equipo rival.
  1. Actuación de la policía belga (Medidas reactivas):
  • La policía belga tomó posiciones tratando de contener las invasiones del campo.
  1. Consecuencias debidas a actuaciones inadecuadas:
  • Bloquearon la salida a las personas que estaban en la zona Z que trataban de escapar del aplastamiento.
  1. Deficiencias en actuaciones correspondientes a un Plan de Emergencia:
  • (Miembros Equipo de Apoyo) La situación de prolongó hasta la llegada de operarios que pudieron desmontar las vallas para liberar a los que permanecían aplastados.
  • (Miembros del Equipo de Primeros Auxilios) Insuficientes medios sanitarios: El número de sanitarios era insuficiente y muchos heridos fueron asistidos por otros aficionados.
  • (Ayudas Exteriores): Demora en la llegada de ambulancias: Finalmente las ambulancias llegaron y pudieron acceder hasta el centro del terreno de juego.
  1. Balance de víctimas:
  • Se produjeron 39 muertos (la mayor parte por aplastamiento y asfixia), y 600 heridos.
  1. Actuaciones correspondientes a un Plan de Contingencia
  • Muchos cadáveres fueron colocados en una zona contigua al terreno de juego a la vista de los aficionados.
  • Evaluación y toma de decisión sobre la celebración del partido (Plan de contingencia).
  • El partido, tras valorar la opción de suspenderlo, se celebró, considerando que la suspensión podría provocar mayores enfrentamientos, aun a pesar de las críticas que ello suscitó.

Sanciones al fútbol inglés

Al ser los aficionados ingleses los que iniciaron los enfrentamientos, y haberse producido con anterioridad otros incidentes protagonizados por los británicos, la UEFA  adoptó las siguientes medidas respecto al fútbol inglés:

  • Prohibición a los clubes ingleses para disputar competiciones europeas durante cinco años.
  • Exigencia de toma de medidas para frenar la violencia de sus aficionados radicales (los “hooligans”).
  • Sanción al Liverpool FC para no poder participar en competiciones europeas durante diez años. (Esta sanción fue rebajada posteriormente a seis años).

Nuevas medidas de seguridad en el fútbol mundial

La FIFA puso en marcha una campaña mundial denominada “Fair Play”, a favor del juego limpio, y tomó medidas para mejorar la seguridad en los estadios de fútbol:

  1. Seguridad física:
  • Se eliminaron las zonas donde los espectadores pudieran estar de pie, obligando a que todas las localidades contaran con asiento.
  • Se eliminaron las vallas protectoras, o se sustituyeron por otras que fueran abatibles o provistas de salidas en casos de emergencia.
  1. Criterios de seguridad:
  • Se establecieron criterios para evaluar el nivel de seguridad y confort de los estadios, y la FIFA procedió a hacer inspecciones.
  • Se decidió que, en adelante, solo acogieran grandes finales europeas los estadios catalogados como “Categoría 4”.
  • Se establecieron criterios para evaluar el riesgo de los partidos de fútbol.
  1. Medidas preventivas:
  • Se incluyeron medidas de prevención (como un mayor número de agentes de seguridad) en función del alto riesgo de los partidos.
  • Se establecieron medidas para que las aficiones de los dos equipos estuvieran separados por cordones de seguridad, de manera que no pudiesen coincidir ni antes, ni durante, ni después de los partidos.
  • Se prohibió la entrada a los estadios de banderas provistas de mástiles, y de todo tipo de elementos rígidos o susceptibles de ser utilizados como armas arrojadizas.
  • Se prohibió la venta de bebidas alcohólicas en el interior de los estadios.
  • Se prohibió el acceso de botellas de vidrio al interior de los estadios
  1. Medidas contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia:
  • Se prohibió la exhibición en los estadios de banderas y símbolos nazis, así como de pancartas que pudieran incitar a la violencia.
  • Se conminó a los clubes a que dejasen de colaborar, e incluso de financiar, a los grupos ultras más violentos, como en muchos casos había venido sucediendo.
  1. Controles de acceso:
  • Se incrementaron las medidas de seguridad en el acceso a los estadios, incluyendo los registros personales.
  1. Medios electrónicos de seguridad:
  • Se instalaron cámaras de videovigilancia en el interior de los estadios.
  1. Medios humanos correspondientes con el Plan de Emergencia:
  • Mayor número de efectivos de sanidad, en función de si los partidos eran de alto riesgo.

Conclusiones

Evidentemente, la tragedia de Heysel marcó un punto de inflexión en la seguridad de los estadios de fútbol.

No obstante, tuvieron que pasar varios años para que se fueran implantando las nuevas medidas de seguridad y dejaran de producirse nuevas tragedias, ya que en el año 1989, es decir, cuatro años más tarde de lo ocurrido en el estadio Heysel y en el estadio Valley Parade, una nueva tragedia sacudió al mundo del fútbol: fue en el estadio Hillsborough, en Sheffield (Inglaterra), durante el transcurso de un encuentro entre el Liverpool FC y el Nottingham Forets, donde, a consecuencia de una avalancha, fallecieron 96 personas aplastadas contra las vallas del estadio. Nuevamente, el Liverpool FC, las avalanchas y las vallas de un estadio, coincidían trágicamente para que se volvieran a producir nuevas víctimas mortales.

A partir de ese suceso, ya no han vuelto a repetirse tragedias similares en Europa, aunque sí se han producido en otros continentes, como en el año 1996 en el estadio Mateo Flores de Guatemala, con el resultado de 83 personas fallecidas y 200 heridos, y en el año 2012 en el estadio de Port Said en Egipto, con un saldo de 75 víctimas mortales y cerca de un millar de heridos.

Finalmente, cabe reseñar que lo que sí se ha producido en varias ocasiones durante los últimos 25 años, y por ello sería muy conveniente tenerlo en cuenta a efectos preventivos, son los accidentes por fallos constructivos (seguridad pasiva de los estadios) como han sido lo casos de:

  • 5 de mayo de 1992: Hundimiento de una tribuna en el estadio Armand Césari, en Furiani (Francia), con el resultado de 17 muertos y 2857 heridos.
  • 22 de agosto de 1993: Desprendimiento de una baranda, en el estadio Monumental de Santiago (Chile), que supuso 5 muertos y 40 heridos.
  • 25 de noviembre de 2007. Hundimiento de una grada en el estadio Fonte Nova en Salvador (Brasil), con 7 muertos y 40 heridos como resultado.
  • 30 de Marzo 2009. Caída de un muro en el estadio Felix Houphouet-Boigny de Abidján (Costa de Marfil), que le costó la vida a 22 personas y heridas a otras 130.
FacebookTwitterLinkedInGoogle+Share

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *