La seguridad en la organización de grandes eventos


FacebookTwitterLinkedInGoogle+Share

jose luis gomezToda acción formativa debe tener como principal objetivo ser de utilidad. Algo es útil cuando satisface una necesidad, y la seguridad no sólo es necesaria, sino obligatoria para todos. Y, en el caso de empresas y entidades, hablamos de obligación legal, debido a las personas y bienes que tienen bajo su responsabilidad.

En este artículo, José Luis Gómez, Formador y Director de Seguridad, hace especial hincapié en las compañías y personas encargadas de organizar eventos y actividades de pública concurrencia, y en los responsables de los lugares en que dichos eventos se celebran. Asimismo, explica la necesidad de formación y la gran utilidad de los cursos en este ámbito. 



Doble responsabilidad

Los responsables de organizar y acoger para su celebración eventos y actividades de pública concurrencia, tienen para con la sociedad un compromiso doble. Por un lado, tienen la responsabilidad de disponer de seguridad, y, por otro, tienen la responsabilidad por no disponer de seguridad en caso de daños, debidos a imprevisión, negligencia o morosidad, ambos, incluso, en caso de desconocimiento de las obligaciones. Y es que, “La ignorancia de las leyes no excusa de su cumplimiento”, tal y como establece el artículo 6 de nuestro Código Civil.

carrera coches

Doble necesidad: formación e información

Todo esto evidencia dos necesidades:

• La necesidad de información de lo que hay que hacer.
• La necesidad de formación de cómo hay que hacerlo.

Y, una herramienta muy útil de la que disponemos para conseguir aunar este doble requisito, el de informar y formar, y, por ende, ser de utilidad, son los cursos acerca de la gestión de la seguridad en eventos y actividades de pública concurrencia, que imparten profesorado y profesionales del sector.

Filosofía de los cursos de formación

La seguridad tiene su razón de ser en la existencia de riesgos de daños, respecto a los cuales, trata de proteger a las personas, a los bienes e incluso a la realización de las propias actividades, todo ello teniendo como marco de actuación, el cumplimiento de la legislación que sea de aplicación. Por lo tanto, estos cursos se suelen estructurar en cuatro ámbitos fundamentales:

• Los riesgos.

• La normativa de aplicación.

• La seguridad.

• La gestión de la seguridad.

Los riesgos recogen cinco causas principales:

1. Actos antisociales, como alteración, del orden, alteración del normal desarrollo de las actividades, robo, hurto, consumo de sustancias prohibidas, etc.

2. Situaciones de emergencia y evacuación, como incendios, derrumbes, atentados, etc.

3. Accidentes personales a causa de las condiciones de los lugares, la organización y indisposiciones repentinas.

4. Riesgos para los derechos de los concurrentes, como el derecho de reclamación, de protección de datos, del derecho del menor con ocasión de fotografías no autorizadas o de resarcimiento del daño en caso de imprevisión, negligencia o morosidad.

5. Riesgos laborales de los trabajadores.

La normativa de aplicación en España:

• Estatal.

• Autonómica
(En el caso de alumnos de diferentes países de habla española, se tendrá en cuenta la legislación de aplicación en dichos países).

La seguridad:

• Obligatoria o reglamentaria.

• Necesaria, mas allá de la meramente reglamentaria, cuando el riesgo considerado, así lo requiera.

La gestión de la seguridad:

• Optimización de costes.

• Implantación.

• Aplicación.

salida emergencia estadio

Todo esto es lo que ofrece la Fundación Fuego, en su curso Planificación y Gestión de la Seguridad en Espectáculos y Actividades Recreativas y Deportivas, dirigido principalmente a todas aquellas personas que tienen o pueden llegar a tener algún tipo de responsabilidad en:

La organización de:

• Espectáculos como: festivales y conciertos musicales, cabalgatas, desfiles populares, espectáculos taurinos, circos, etc.

• Actividades recreativas como ferias, verbenas populares, mercados populares, etc.

• Actividades culturales y artísticas como exposiciones, desfiles de moda, etc.

• Eventos sociales como congresos, convenciones, mítines, etc.

• Eventos y actividades deportivas, como torneos, carreras populares, gimnasios.

• Eventos religiosos, como procesiones, jornadas o concentraciones.

La gestión de lugares, recintos y espacios, como:

• Salas de fiestas y discotecas.

• Auditorios y salas de conciertos.

• Polideportivos, gimnasio y frontones.

• Pistas de tenis, campos de golf.

• Piscinas de uso colectivo.

• Campos de fútbol.

• Parques de atracciones, acuáticos y zoológicos.

• Recintos feriales.

• Plazas taurinas.

• Circuitos urbanos.

Poniendo especial atención a los Planes de Seguridad contra riesgos por actos antisociales, y a la proteccion para los derechos de los concurrentes, como principales innovaciones en el ambito de la seguridad.

FacebookTwitterLinkedInGoogle+Share

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *